Actualidad, General

Última reflexión sobre el fútbol y el mundial

No es normal que dedique dos post consecutivos a temas deportivos, pero podemos decir que la situación lo merece sobre todo porque a saber cuándo se puede repetir.

En primer lugar el partido de la final, no nos deja un tan buen recuerdo como la semifinal contra Alemania. La razón: Holanda jugó sin dignidad. Sin la dignidad que te confiere la historia de una selección que durante años se distinguió por su saber hacer y su buen hacer. Pasaremos de recordar la “naranja mecánica” de los años ’70 con Cruyff, Neeskens o Rep, a la de los ochenta con Koeman, Van Basten, Gullit y Rijkaard a esta del Mundial 2010 como una selección chusquera, leñera y contranatura de la esencia neerlandesa. Una selección sin dignidad que salió al campo con el único objetivo de amedrentar y anular violentamente el juego del rival. Serán recordados más por sus patadas que por su juego.

Ya con España justa campeona, y llegada la selección a Madrid con cientos de miles de personas en sus calles y pasando de las once de la noche, los jugadores llegan a un escenario en el que en lugar de ser protagonistas, nos encontramos con un speaker que no deja hablar a lo más esperado de la nocehe que era Pepe Reina; con unos artistas, digamos de la gama media-baja del panorama español, que ocupan el escenario peleándose por tocar la copa. No sólo casposo, rozando lo indignante.

Sinceramente no era la selección y las personas que estaban en la calle esperando bajo un sol de justicia merecedores de un espectáculo con un mínimo de dignidad?.

Menos mal que nos queda, saborear la victora, el espíritu de unión muy necesario en estos momentos y esperar que si se vuelve a ganar algo cambien de empresa productora de la gala-homenaje.

Os dejo lo mejor de la noche: La intervención de Pepe Reina