Posts Tagged "cooperación"

[:es]

Hoy se celebra en Compostela el 25 aniversario de la creación de la Coordinadora Galega de ONGD. Por circunstancias laborales me será imposible asistir y la verdad que bien que lo siento porque seguro que era una oportunidad para volver a ver a algunos y algunas que hace unos años estábamos metidos en esos fregados solidarios. […]

En primer lugar agradecer a la revista Tempos Novos que se pusiera en contacto con un servidor para escribir una artículo sobre la Cooperación Gallega y sobre todo a Marcos Pérez por su paciencia.

Después de meditarlo un poco, me incliné por escribir algo cercano a la presencia de los diferentes agentes de la cooperación gallega en este nuestro mundo 2.0. Por ello para acotar el corpus de investigación tomé como universo de estudio las ONGD adheridas a la Coordinadora Galega de ONGD. El resultado lo teneis en el siguiente artículo. Muchas gracias de nuevo

Como todos los años ( y ya van cerca de siete u ocho) este fin de semana me toca impartir mis clases en el Máster de Cooperación Internacional de la Universidad de Santiago. Hace un año por estas fechas comentaba que era la primera vez que me tocaba dar las clases en medio de un desastre y no de un desatre cualquiera: el Terremoto de Haiti, lo que supone el mayor operativo humanitario hasta el momento. Y hoy un año más tarde, el 13 de enero estoy preparando mi intervención y por desgracia basándome de nuevo en Haiti.

La razón es simple, si el pasado año Haiti me sirvió para ejemplificar un operativo de emergencia y la mayor afectación que tienen los desastres en las comunidades más vulnerables. Este año tenemos en Haiti un ejemplo del fracaso de la ayuda internacional.

Como sucede en todas las emergencias, las consecuencias del terremoto sirven para remover conciencias y para obtener unas extraordinarias recaudaciones. Lo negativo es que también sirven para remover la conciencia de los estados desarrollados y para organizar conferencias internacionales que prometen cientos de miles de millones de dólares en ayuda internacional. El resultado, pasado un año de la tragedia es que solamente ha llegado un 10% de la ayuda comprometida por los países donantes para la reconstrucción de Haiti. El resultado, pasado un año es que todavía más de un millón y medio de personas siguen viviendo en tiendas y bajo plásticos. El resultado, pasado un año es que según Save the Children unos 500.000 niños continúan viviendo en campamentos y en asentamientos marginales, carentes de protección y bajo amenazas de explotación y maltrato. El resultado, pasado un año es que el estado haitiano no libera terrenos para la construcción de nuevos asentamientos y como dice Ayuda en Acción: «Las organizaciones tienen el dinero y la voluntad para reconstruir los hogares de los haitianos. Pero hasta que el Gobierno no libere la tierra que se necesita, tendremos que invertir el dinero recaudado en reemplazar las tiendas de campaña y adoptar otras medidas destinadas a ayudar a la gente que está hacinada». El resultado, pasado un año es que Haiti está sin desescombrarse lo que no dificulta, sino que impide las tareas de reconstrucción. El resultado, pasado un año es que no no se están llevando a cabo ni las necesarias mejoras en agua y saneamiento, ni en infraestructuras sanitarias, como ejemplo el reciente brote de cólera que afecta a miles de haitianos/as.

En resumen y como indica Intermon-Oxfam en su reciente informe De la emergencia la reconstrucción: apoyar el buen gobierno de Haití tras el terremoto’ el «retraso» de los planes de reconstrucción se deben a la «indecisión del gobierno de Haití», la «descoordinación de los países donantes» y la «falta de operatividad de la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití».

Pero durante este año hubo una persona que día a día nos recordó que no nos olvidásemos de Haiti: Forges. En todas sus viñetas un pequeño bocadillo contenía este mensaje. Nosotros no nos olvidamos, los haitianos tampoco, hace falta que los que disponen de los resortes del poder, no se olviden.

Supongo que después de sudor y lágrimas y de un arduo trabajo por parte de los organizadores, fue esta mañana posible que se llegase a realizar la firma del Pacto Galego contra a Pobreza por parte de los grupos parlamentarios presentes en el Parlamento de Galicia (PPdG, PSdG-PSOE y BNG) y de la Coordinadora Galega de ONGD, entidad promotora de la iniciativa. El marco, inmejorable, el Salón Noble de la Universidad de Santiago de Compostela. Este fue el remate a toda una semana de iniciativas que desarrollaron un grupo de compañeros a lo largo del Camino de Santiago, desde Sarria y que en lugar de acabar en la Catedral, llegaron al Pazo de Fonseca de la USC donde los esperábamos el grueso de los que conformamos el sector de la cooperación gallega.

La firma del Pacto Gallego contra la Pobreza culmina un trabajo que empezó hace más de un año y que fue tomando forma haciendo que los grupos políticos de Galicia fuesen tomando conciencia de estos temas y que no se reduzcan a una simple línea en el programa electoral cada cuatro años. Merece la pena recordar que Galicia ocupa el último lugar en fondos destinados a la Cooperación al Desarrollo. Tomando y adaptando un poco las palabras del Presidente de la Coordinadora Galega de ONGD, unos tienen que definirse en estos temas, los otros cuando pudieron y gobernaban en años de bonanza no incrementaron fondos y los otros son los responsables actuales y sobre ellos recae el desarrollo el actual II Plan de la Cooperación Galega. Hoy no estaba la gente por figurar o para que la vean y los que sólo buscan esto hoy no aparecieron. No estaban ni se les echó de menos. Hoy estábamos los que de una manera u otra nos creemos esta historia de la Cooperación Internacional y hacemos todos los días desde diferentes estrategias, lugares, puestos de responsabilidad o de voluntariado a pie de calle algo para que esto mejore.

Solamente voy a destacar dos aspectos. Uno, el lugar donde tuvo lugar este acto, El Pazo de Fonseca. Podemos decir que aquí practicamente nació la Universidad de Santiago hace más de 500 años y en entre estos muros se constituyó en los albores de los ’80 el primer Parlamento de Galicia. Que la Universidad de Santiago acogiese y estuviese presente es significativo, importante,  representativo y hasta emotivo.

En segundo lugar, creo que es un colofón a una trayectoria, la de Xosé Mª Torres como Presidente de la Coordinadora Galega de ONGD. Con esto no quiero jubilarlo antes de tiempo, pero es sabido que su mandato expira en unos pocos meses, no descubro nada nuevo. En estos casi seis años su trabajo está ahí y este acto de hoy simbolizará eso que llamarán un punto de inflexión.

Ya por úlitmo, el fin de fiesta y la descompresión alrededor de una mesa.

Siquiente reto: QUE SE CUMPLA!!!

 

A veces no nos damos cuenta de lo relativo que son nuestras vivencias en un pais desarrollado. Nos peleamos territorialmente por unos hectolitros de agua necesarios para nuestros frutales o campos e golf. Las diferentes administraciones se culpan unas a otras y se apropian en sus estatuto de cuencas acuíferas por el hecho de poseer AGUA. Y si cerrásemos los ojos y nos imaginásemos que estos mismos responsables en lugar de estar en España estuvieran en un estado del Sahel, probablemente estaríamos hablando de señores de la guerra por defender y buscar AGUA.

Tristemente el AGUA es causa de gran número de conflictos internacionales. Ya en el 1999 en un informe de Naciones Unidas se indicaba que , la lucha por los recursos limitados como la escasez de agua, en los próximos 25 años, posiblemente será la principal causa de grandes conflictos en África.

Los hogares pobres a menudo dependen del acceso a una serie de recursos naturales para su subsistencia y suelen ser los más gravemente afectados por la exposición al agua no apta para el consumo, la contaminación del aire en locales cerrados, los productos químicos tóxicos y otros riesgos para la salud. Entre los recursos naturales, el agua cumple una función decisiva en el desarrollo humano. Actualmente más de 1.000 millones de personas carecen de acceso al agua potable y 2.400 millones a servicios de saneamiento básico. El uso y el abuso de los recursos hídricos cada vez más valiosos se han intensificado considerablemente en las últimas décadas y se ha llegado a un punto en que la escasez de agua, la degradación de la calidad del agua y la destrucción del ecosistema marino amenazan el desarrollo humano y la estabilidad política. Al escasear los recursos hídricos, aparecen nuevas formas de tensión entre países que comparten ríos y lagos.

Hace unos pocos meses, la Asamblea General de la ONU adoptó  la resolución presentada por Bolivia que reconoce el agua potable como «un derecho humano básico» e insta a que se garantice su disfrute a los millones de personas que carecen de acceso a ese elemento esencial para la vida.

Pero una cosa es la consideración y otra la realidad. Pero seamos medianamente optimistas …..