Posts Tagged "Planificacion"

Hace unos días tocaba la visión y ahora los objetivos….pero a qué andamos??…estamos hablando de lo mismo??

A diferencia de la visión, los objetivos son cuantificables. Tanto en temporalidad como en la meta a conseguir. Puede entenderse como una concreción de la visión. Normalmente la visión se descompone en diferentes objetivos a lo largo del tiempo. En resumen podemos definir los objetivos como metas específicas, medibles y controlables, por lo que facilitan su consecución. Son una guía para la acción, ayudan a priorizar y en la asignación de recursos. Al ser medibles ayudan a controlar y evaluar resultados.

Pero cuando establecemos estos objetivos?
Fácil respuesta: posteriormente al análisis interno y externo de la organización. Herramientas de análisis las hay variadas, aunque finalmente todos caemos en las misma: Análisis DAFO y PESTEL.

Los objetivos estratégicos se deben formular para aprovechar las oportunidades, evitar las amenazas,impulsar las fortalezas y superar las debilidades.

Estos objetivos deberán ser pocos y realmente estratégicos, es decir deben anticipar el cambio y deben servir para unificar e integrar las decisiones coherentes. Así mismo permitirán la identificación de áreas estratégicas de trabajo. Una buena forma de construir objetivos estratégicos consiste en convertir las amenazas en advertencias, las oportunidades en posibilidades, las debilidades en desafíos y las fortalezas en la base edificable.

Los objetivos deben ser:

  • Susceptibles de ser medidos o evaluados.
  • Establecidos con un plazo para ser alcanzados.
  • Factibles (susceptibles de lograrse).
  • Comprensibles.
  • Y lo que es muy importante, conocidos y aceptados por todos/as stakeholders.

Una buena forma de construir objetivos estratégicos consiste en convertir las amenazas en advertencias, las oportunidades en posibilidades, las debilidades en desafíos y las fortalezas en la base edificable.

Creo que sería redundante comentar que estamos trabajando dia a día con unas estructuras cambiantes, pero a pesar de redundante es una buena manera de intentar empezar una argumentación. Así mismo, una una de las funciones fundamentales de la Planificación Estratégica es adelantarse al cambio. Comentaba en el anterior post que con la definición de la Misión estábamos pensando en el presente, pero necesitamos introducir el largo plazo, el futuro … con la perspectiva que tenemos con la Misión. De esta necesidad surge la VISIÓN. La Visión nos permite pensar en lo que queremos ser y aun no somos.

En resumen LA VISIÓN es adonde quiere llegar la entidad a partir de la MISIÓN y basándose en nuestros VALORES.

La VISIÓN debe tener un carácter motivador, debe suponer un reto para la entidad. Tiene que conferir un componente de ambición a los miembros de la organización. Y precisamente por esto, de nada sirve una VISIÓN  utópica, que nadie se cree, poco motivadora y carente de ambición. De manera similar de poco vale una VISIÓN facilona y poco motivadora. Por consiguiente, la VISIÓN es algo imprescindible si se quiere trasformar una organización y alcanzando una mejora contínua.

Cuando una VISIÓN se logra, deja de ser algo a conseguir para convertirse en ele presente, en lo que la entidad es. Es decir esa VISIÓN conseguida se convierte en MISIÓN.

En resumen una VISIÓN bien formulada debe tener los siguientes requisitos:

  • La existencia de un reto
  • Ser estable a lo largo del tiempo
  • Implicar el mayor número de recursos posibles
  • Que suponga un proyecto ilusionante
  • Que involucre a todos los stakeholders

He dejado así el título, digamos, porque apuesto que una buena parte de los lectores/as pesarán que ya de pasada me voy a referir a la película en cuestión. Pues no, lo sentimos pero no. Hoy toca referirse a intentar sintetizar en lo más concreto posible a qué queremos dedicarnos es decir vamos a intentar formular la MISIÓN de una entidad.


La MISIÓN debe delimitar exactamente y concretamente a qué nos dedicamos, cuál es nuestra línea de trabajo. No podemos analizar el entorno, reflexionar sobre las estrategias a seguir si no tenemos claro a que nos vamos a dedicar en los próximos años.
Definir una misión a priori parece una tarea fácil, pero sin embargo si nos paramos a pensar un instante y nos damos cuenta que es loq ue va a marcar la esencia de nuestro trabajo en los próximos años, nos damos cuenta que no debe ser una mera declaración de intenciones, es algo más. La MISIÓN debe expresar la situación actual, en qué vamos a trabajar, a quien nos dirigimos, nuestros valores y nuestras relaciones con los stakeholders. Para empezar lo más sencillo, es contestar a tres sencillas cuestiones, a través del concepto de negocio de Abell.

  • Qué necesidad tratamos de satisfacer?
  • A quién dirigimos nuestra actividad?
  • Cómo la realizaremos?

En resumen, LA MISIÓN enmarca cual es nuestra linea de trabajo, a qué nos dedicamos. Utilizando el concepto de negocio de Abell una entidad tiene mayor visión y flexibilidad estratégica ya que no dirigimos nuestra misión exclusivamentea un a una visión de “producto o servicio”. La MISIÓN debe ser algo concreto, medible, intentando evitar conceptos abstractos que quedan bien de cara a la población pero inútil organizativamente hablando.

Como ejemplo, vamos a acudir a una película, que no va a ser La Misión. Va a ser otra película que utilizo habitualmente para descatar un grupo con las ideas claras y una estrategia de negocio perfectamente definida en muy pocas palabras. Más claro…

 

Los valores definen como una organización quiere actuar, comportarse, qué caminos quiere seguir y cuales no. Los valores deben movilizar y amplificar las energías de una organización, por ello deben ser comprendidos y compartidos.
Pero dónde residen los valores de una organzación?. Si hablásemos de una empresa los valores son impuestos por los propietarios o accionistas. Son ellos los que pueden poner freno a estrategias agresivas de los gestores o bien poner límites a comportamientos poco éticos. Pero en una entidad no lucrativa, quíen atesora esos valores?, quizás los/as fundadores/as, las personas que componen la asamblea general…, pero no los gestores de la misma.
Por ello los valores son un concepto que no cambia después de un proceso de análisis y planificación estratégica. Bueno, no cambia mientras la entidad no cambie doctrinalmente, no sea absorbida o fusionada.
Los valores de la entidad deben ser los cimientos sobre los que construir la estructura organizativa y estratégica. Según sean los valores de una entidad así serán el resto de conceptos como misión, visión, políticas, estrategias…
Los valores no solamente nos influyen en las decisiones que tomamos, sino que también los tenemos en cuenta en los análisis que realizamos. Una misma realidad es vista de manera diferente según los valores de cada uno. Esto se puede observar de manera cotidiana en los planteamientos políticos e incluso también en deporte: un penalti es penalti dependiendo si soy de un equipo u otro.
Pero, concretizando cómo podemos definir unos valores con palabras sencillas?. Lo tenemos fácil, si acudimos a diferentes soportes publicitarios de entidades encontraremos palabras como: equidad, transparencia, independencia, integridad, humanidad, igualdad, control… y un largo etcétera.

Evidentemente, pueden ser ciertos estos conceptos y seguro que en practicamente todos los casos así es, pero existe un grupo de entidades que no los cumplen. Y esto puede ser debido a dos circustancias, o bien que la entidad poco tiene en cuenta en su gestión estos valores o bien porque solamente son un soporte de marketing.

En este último caso el valor de los valores es valor de los fondos que se captan con los valores.

Existe una gran confusión al aplicar el concepto de estrategia y el de táctica. Así como la táctica es un “algo” a corto plazo para una acción determinada, la estrategia es un “algo” alargo plazo que administra los recursos de la entidad. Debemos tener en cuenta que las decisiones son:

Importantes
Involucran un agran cantidad de recursos
No son facilmente reversibles

Load More