Posts Tagged "Tercer sector"

No son buenos tiempos para la solidaridad. La crisis ha llegado también al Tercer Sector, eso si, de una manera más silenciosa pero hay indicios que así lo atestiguan. Como habitualmente se dice, pulsando la actualidad, vamos percibiendo señales de que el sector tiene que adaptarse a la situación socioeconómica actual. Durante estos últimos años de crisis, de lo que más se hablaba era del incremento de servicios y usuarios/as por parte de las entidades sociales y por otra parte el terremoto de Haiti contribuyó a aplazar la situación en las ONG de Cooperación Internacional.

Estos años de bonanza económica, no sólo lo han sido para el ladrillo sino también para el Tercer Sector. Por una parte los presupuestos públicos estaban engordados, el porcentaje del IRPF era muy suculento y los fondos de cooperación internacional se quintuplicaron. Esto originó una cierta “burbuja solidaria” (creo, término acuñado por mí).

Algunas entidades practicamente surgidas de la nada y sin apenas base social experimentaron un vertiginoso crecimiento en poco más de cinco años, otras grandes entidades crecieron en proyectos “subcontratados” por las administraciones públicas y solamente un escaso número han optimizado su crecimiento.

Los indicios, a los hechos me remito, y solamente me circunscribo a conversaciones y noticias surgidas en estos últimos días.

  • Hace unos meses, y hablando de la burbuja solidaria, escribí un post en el que comentaba la situación de una ONGD sin apenas base social y con un elevadísimo porcentaje de financiación pública en sus presupuestos. Resultado, la AECID rescinde su convenio plurinual.
  • Algunas entidades como alguna gran entidad centenaria en que sus programas sociales, son subcontratas públicas, verán que el ajuste presupuestario público ya les ha comenzado a pasar factura. Resultado: despidos.
  • Una ONGD de mediano tamaño y reconocido prestigio cierra proximamente su delegación en Galicia. Otra gran entidad internacional cerró en Galicia hace poco más de un año.
  • En círculos cada vez menos reducidos se habla de un ERE en una gran entidad, aunque claro no se le llamará ERE.
  • Se van poco a poco sucediendo despidos o reduciones de contrato. Como me comentaba una persona con casi 15 años en una entidad y a la que le acaban de reducir su contrato a media jornada, “mejor esto que el despido”.

Indicios de que la burbuja solidaria ha estallado. Que  partir de ahora es necesario racionalizar y dimensionar el trabajo. No por ir a todo y estar en todo se hacen mejor las cosas.

Las restricciones presupuestarias públicas sin duda van a originar una selección darwiniana …por otra parte necesaria.

Para el Tercer Sector la FORMACIÓN es un elemento clave que garantiza la innovación constante y la adaptación a las nuevas necesidades que surgen en nuestro entorno. Por ello desde el IESI planteamos este curso para dar respuesta a los retos futuros de las entidades mediante la innovación, la renovación y la mejora de las competencias profesionales. Planteamos esta acción formativa con el objetivo de que tenga una aplicabilidad en la práctica, conjugándolo con un formato original semipresencial y de trabajo en equipo online que implica un rol más activo y una mayor vivencia del proceso de aprendizaje.
Cada vez son mas necesarias personas con competencias para dirigir organizaciones, capacitados para motivar a los equipos y con capacidad de generar climas laborales positvos. La formación en técnicas de gestión representa uno de los retos esenciales que tiene que afrontar el sector; en el espacio de competencia en el que se mueve la mejora de la calidad de los procesos y servicios que se ofrecen es algo esencial que revierte positivamente en la atención a las/os usuarias/os.
Con este curso de especialización buscamos cubrir este deficit importante en formación y habilidades técnicas de gestión en los equipos directivos y operativos de las entidades.

Teneis toda la información a vuestra disposición aquí

Sobre todo cuando hablamos de Milu y no de Milú. Hace ya unos cuantos meses Manuel Rivas presentó “Milu”, un cuento infantil que  nos relata las vivencias de una niña en apuros. Cuando su padre dejó de cantarle canciones y su madre dejó de tener expectativas, una pequeña televisión se convirtió en su única compañía. El libro está editado por Kalandraka, una editorial que cuida sobremanera la literatura infantil por estas tierras. 

Calidad literaria aparte lo interesante de esta iniciativa es que los derechos por la venta fueron cedidos a la Fundación Meniños que ayudan a financiar sus programas de intervención social con infancia.

Y llegados a esta altura del post, os estareis preguntando a que viene esta publidad, que por otra parte nunca está de más publicitar este tipo de iniciativas: la razón es la vuelta al cole. Hace unos pocos días, en mi TL se publicitó (no queire decir que yo lo haya hecho!!) una iniciativa de un gran entidad por la cual iba a estar un día a las puertas de una cadena de hipermercados recogiendo material escolar, para distribuir entre menores en situación de vulnerabilidad. La efectividad de esta campaña para la entidad organizadora y para el hipercado donde se compra el citado material es máxima: visibilidad total, difusión en medios, compra de material escolar y de paso seguro que cae algún donativo. Siento ser tan crítico, pero pensaba que los tiempos de la caridad habían pasado. No se están teniendo en cuenta los costes de almacenaje, clasifición, identificación de beneficiarios, distribución… porque lo realizan voluntarios y su coste es no calculable, aunque no es gratis.

Aunque para la inmensa mayoría de la población no deja de ser una iniciativa en que con un pequeño esfuerzo se hace la buena acción del día, precisamente esta filosofía de trabajo en el siglo XXI destila un “vamos a ayudar al niño pobre” que flaco favor le hace al trabajo de integración social se realiza hoy en día.

En resumen, si tengo que comparar ambas iniciativas  puede que la primera sea más oscura, menos importante, menos visible y menos rentable economicamente , pero es más didáctica, menos caritativa y sobre todo a fin de cuentas es un libro… en este país en el que tanto leemos!!

Comentaba en un post anterior, que ayer miércoles tendría lugar el acto central de la Semana de la Cooperación con la presentación del Registro de Cooperantes Gallegas/os en el exterior. Este proyecto lo realizamos desde el IESI para la Xunta de Galicia en los últimos cuatro meses. Es un Registro que nos ofrece un panorama real, exacto, concreto y riguroso de los expatriados gallegos que trabajan en proyectos de cooperación en Países en Vías de Desarrollo.

Primero, destacaría porque lo conozco bien el equipo del IESI, que desarrolló este trabajo. Durante cuatro meses (un tiempo muy corto) desarrolló un extraordinario trabajo de peinado, contacto, registro y diseño e implementación de una aplicación web que complementa el trabajo. Realizar este trabajo en estos pocos meses no sería posible sin la utilización de las nuevas tecnologías y no me refiero a un básico correo electrónico, este estudio hubiese sido imposible sin la utilización de las redes sociales lo que permitió incrementar la red de contactos y así  poder incorporar a un 11% de personas perdidas por el mundo trabajando en proyectos solidarios. Así mismo tambien es necesario reconocer el apoyo y excelente comunicación tenida en todo momento con la Xunta de Galicia y en concreto con la Subdirección Xeral de Cooperación Exterior.

En términos cuantitativos hablamos de 102 personas gallegas expatridas, un número muy superior al de todas las estimaciones que se habían hecho hasta este momento. De los datos podemos deducir que el perfil tipo de cooperante gallego es el de una mujer de entre 25 e 35 anos, residente en la provincia de A Coruña, que está  trabajando en países americanos (Centroamérica, Caribe y Sudamérica), con una experiencia en el terreno de entre 2 e 5 años, que trabaja en proyectos de cooperación al desarrollo formando parte de una ONGD.

Podeis consultar aquí el estudio completo y también os dejo un video sobre la presentación del registro ante representantes del sector, presentación que realizó Jesús Gamallo, Director Xeral de Relacións Exteriores de la Xunta de Galicia, José Luis Quintela como Vicepresidente del Consello Galego de Cooperación y yo mismo como director del proyecto.

 

Hace pocos días y al hilo de un post de José Luis del Campo, comentamos algunos aspectos sobre el compromiso de los trabajadores con las empresas en la que desarrollan su actividad. En el Tercer Sector, algo que se valora o se debería valorar es este sentimiento de pertenencia y compromiso con la organización. Sobre todo por una cuestión fundamental: los valores que inspiran la actividad de estas organizaciones. Las condiciones laboral y los horarios de trabajo son dos puntos importantes en este sentimiento de pertenencia, por una parte los sueldos son menores que en otros sectores y los horarios son por decirlo de una manera eufemística, flexibles. Por ello debe haber algo que te une y te hace sentir partícipe del trabajo de la entidad.

Sin embargo, este sentimiento de pertenencia y sobre todo la asunción de los valores de la entidad por el trabajador, son cada vez menos tenidos en cuenta. En mi pasado profesional en una gran entidad, por ejemplo he conocido a un directivo que defendía la teoría del trampolín. Es decir nutrirse de jóvenes titulados con necesidad de un primer empleo y experiencia laboral, con unas draconianas condiciones salariales. Pasado el tiempo se les dejaba ir a la primera de cambio y comenzaba otra vez la rueda de contratación a personal sin experiencia. Esto tenía tres problemas fundamentales, en primer lugar la excesiva rotación en los mandos intermedios, la no recuperación del tiempo invertido en la formación del empleado y sobre todo la pérdida en la mayor parte de los casos de buenos profesionales que servían para fortalecer a otras entidades con las que se supone que se “compite”. Con todo esto, la teoría del trampolín de este actualmente insigne pseudogurú de la teleformación hacía aguas y sobre todo no cimentaba ese compromiso organizacional que se debe tener con la entidad en la que trabajas.

En el Tercer Sector normalmente no se trabaja por el salario, que aunque digno no suele ser elevado, ni por los horarios. Se trabaja por la asunciónde unos valores y por un sentimiento de solidaridad. Por supuesto todo esto debe conjugarse con que la propia entidad propicie la existencia de elementos que afiancen este sentimiento de pertenencia.

Load More